Un mural de Milagro Sala reclama su libertad en La Plata

(YIRA!).- Se incorporó una nueva obra de arte urbano a la galería de calle que exhibe La Plata, capital de la provincia de Buenos Aires. Se trata del rostro de la dirigente de la Tupac Amaru, quien se encuentra detenida desde enero pasado, en Jujuy.

El mural fue realizado por LumpenBola, convocado por el Comité para la Libertad de Milagro Sala de la Facultad de Periodismo de la UNLP.

LumpenBola

La obra se encuentra en plena Avenida 44 -una de las principales vías de acceso de la “ciudad de las diagonales”- y esquina 4.

La imagen de Milagro está en marcada en la bandera wiphala, símbolo ancestral de los pueblos originarios.

Milagro S

“Cualquier obra en la calle es un acto político. Por eso está en la calle y no en un salón. Milagro, El ‘Che’, el Papa, Favaloro, Frida, Cerati, el ‘Indio’, son obras populares con fuertes símbolos culturales y lo respeto como tal”, definió LumpenBola sobre sus obras en la vía pública.

Milagro Sala I

“El artista tiene que estar en la frontera de todo y poner en estado de pregunta a la sociedad, el artista tiene que ser fiel a sus convicciones independientemente de los resultados. Tomo la siguiente frase de un gran muralista chileno, el ‘Mono’ Gonzalez: ‘el artista se convierte en la herramienta del pueblo’”, concluyo. (YIRA!)

Milagro Sala

MONUMENTAL OBRA EN AZUL APELA AL DIÁLOGO CON LA NATURALEZA

Por Romina Soliani

YIRA!– La ciudad bonaerense de Azul luce una nueva pintura monumental frente a la costanera realizada por los artistas Zinclair, quien es oriundo de la ciudad, junto a Simón Jatip de Ayacucho, Ignacio Bogino de La Plata.

Extendido sobre una pared de 8 metros de alto por 10 de ancho; la obra cuanta con una superficie de gran visibilidad, por cuanto puede apreciarse desde el puente Mitre o desde el skatepark del otro lado del arroyo de la ciudad.

Azul- Autor: Zinclair, Simón Jatip y Nacho Bogino

Denominada “Gracias a la vida”, el mural favorece el diálogo con el entorno y con los vecinos,  y  hace referencia a una intensidad profunda “inspirando vida latiendo, en el trote de los caballos que van hacia el frente juntos, en una actitud de búsqueda”, cuenta  Zinclair  a YIRA!.

A su vez, la presencia de la flor del Callvú Leovú, hacia la vera del arroyo, emerge “desde el pecho del personaje que en plena introspección, reflexiona sobre la reciprocidad con la naturaleza”. Mientras, en altura un cóndor sobrevuela en lo más alto “como símbolo latinoamericano, funcionando de brújula hacia la libertad y la verdadera independencia.”

“Del otro lado, la inmensidad del universo da cuenta de finitud de la vida y de los ciclos del tiempo, entendiendo que en el aquí y el ahora podemos disfrutar de la maravillosa oportunidad que es la vida y la importancia de rescatar los valores de diálogo y respeto para perseguir nuestros sueños”, detalla el artista.

Azul- Autor: Zinclair, Simón Jatip y Nacho Bogino

Respecto a la puesta en marcha del mural, los autores destacan la puesta a disposición de todos los conocimientos y técnicas, así como la importancia del “intercambio humano que posibilitó gozar del proceso”: la predisposición “de la familia Flamengo, que concedió el permiso necesario para realizar la obra”, y de muchas personas que enriquecieron el proyecto con su calidez.

“Constituyó un desafío muy grande”, afirman. Un proyecto independiente y autogestivo en el que se contemplaron “todas las necesidades reales de un emprendimiento monumental, considerando al artista como trabajador de la cultura”.

En este sentido, Zinclair destaca el arte público como “una herramienta de transformación, no sólo del espacio que se decide intervenir, sino también que florece el pensamiento crítico al instalarse como disparador en la cotidianeidad de las personas, favoreciendo la reflexión, la contemplación, el diálogo y cobra sentimiento de pertenencia si se lo hace mediante el estudio y el respeto del contexto, enalteciendo los valores y rescatando ideales de la sociedad de la que es parte.”

“Después de todo, no sólo resignifica el espacio físico sino que es un gran aporte al patrimonio cultural de la ciudad”, concluye. (YIRA!)

El sufrimiento de los bosques convertido en mensaje artístico de conciencia

Por Romina Soliani

YIRA!.- Un rincón de nuestro sur argentino interpela a vecinos y turistas a través de nuevas obras sobre la concientización ante los incendios forestales.

Luego de que durante el mes de febrero último el fuego arrasara sin control con la biodiversidad de la zona cordillerana de Chubut, se devastaron en pocos días más de 34 mil hectáreas de bosque nativo, integrado entre otras especies, por alerces, lengas, coihués y ñires; así como de huemules y pudús, referentes de la fauna autóctona.

En representación a lo que los expertos denominaron el peor incendio de la historia de la provincia, yaque la vegetación local tardará 100 años en renovarse, el colectivo de arte    Auka , integrado por  Agustina Araujo Castellanos y Sergio Reyes, nos brinda mensajes sobre el cuidado y respeto por nuestros bosques.

“Donde hubo fuego, negocios quedan!”

Los incendios provocados con intenciones monetarias es una de las temáticas trabajadas en las pinturas murales de Auka en la localidad de Lago Pueblo. La interpretación alude a su vez, a una de las principales hipótesis del origen del fuego, que derivan por un lado de la falta de reacción inmediata por parte de las autoridades del gobierno provincial y nacional para evitar la propagación del mismo; y por otro, de los reiterados incendios en el lugar como consecuencia de  los intereses de negocios inmobiliarios, en detrimento de los recursos naturales y de la población.

Respecto al sentido de realizar y difundir este tipo de obras con compromiso social, el colectivo sostiene “queremos comunicar la voz popular, la de las asambleas, y sobre todo las injusticias”. “El arte mural es una herramienta para las organizaciones”, concluye. (YIRA!)